Lo que no te cuentan del precio de una web

Carlos García 6 minutos

Estimar el precio de una página web es complicado. Si recientemente has pedido un presupuesto en cualquier agencia, es posible que te hayas sorprendido bien porque el precio sea demasiado elevado bien porque lo hayas visto demasiado barato.

En este artículo voy a tratar de esclarecer todas las dudas sobre este tema ofreciendo precios, y algunos otros datos.

¿De qué tipo de páginas hablamos?

Antes de saber el precio de una página web, debes de saber los tipos de páginas que vamos a tener en cuenta. Tendremos que hacer una clara diferencia entre dos tipos de webs.

Páginas web profesionales

Este es el tipo de web en el que nos centraremos en este artículo. Es el tipo de web al que nos referimos siempre que hacemos un artículo de estas características y del que hablaremos en profundidad unos párrafos más abajo.

Para hacer una web profesional es necesario -a menos que tú mismo tengas la experiencia para hacerlo- un equipo de al menos tres personas: un especialista en SEO, un programador y un redactor.

Este equipo puede ampliarse tanto como queramos con especialistas de interfaz de usuario si hablamos de proyectos más complejos, e incluso traductores si atacamos a diferentes mercados.

La experiencia del equipo de profesionales que realice tu web es un factor clave a la hora de determinar el presupuesto, y del que dependerá la calidad del resultado.

Webs «hazlo tú mismo»

Existen diferentes plataformas como Wix, Shopify que se centra más en la venta on-line e incluso la que habrás visto anunciada en televisión de 1&1.

Nosotros no hacemos este tipo de webs, pero no nos malinterpretes. Son plataformas que cumplen su función, están bien para hacer algo muy básico y desde 10€ euros al mes podremos comenzar. El resultado no será el mismo que contratar a una agencia profesional y tienen serias desventajas.

Desventajas con demasiado peso como para considerar estas opciones como una elección sensata a largo plazo.

  • Tu web no te pertenece. No puedes cambiar de proveedor de alojamiento si lo necesitas, ni tampoco puedes llevar tus datos a otro sitio. Dependes en exclusividad de la plataforma donde has realizado tu web en primera instancia.
  • Limitado por la plataforma. Estamos limitados especialmente si quieres incluir nuevas características, usar un tipo de tecnología de base de datos más moderna o incluso añadir una pasarela de pago.
  • No son óptimas para SEO. El SEO (posicionamiento en buscadores) es la base sobre la que se construye una web, y paradójicamente estas plataformas no ponen demasiado énfasis en este punto.
  • Costes ocultos: Atraídos por diseños llamativos que tú mismo puedes editar y un bajo coste, te encontrarás con un muro de piedra en cuanto necesites opciones más específicas. Estos llamativos precios suelen verse dinamitados por costes ocultos que encontraremos a medida que usemos la herramienta.
  • Más elementos… más lento. Este tipo de opciones suelen ser lentas. De hecho, no es posible lograr una página web extremadamente rápida como esta sin realizar configuraciones específicas en el servidor.

Webs hechas por ti mismo en WordPress

Nosotros usamos WordPress y aunque no todas las páginas que hacemos tienen este gestor de contenidos como base es la opción favorita de muchos de nuestros clientes porque les permitirá gestionar su web más adelante sencillamente y ampliar las características de la web de forma gratuita o de pago.

Pero en este caso no estamos hablando de Diseño Web WordPress profesional. Estamos hablando de hacerlas tú mismo.

Si lo que estás buscando es una web para dar a conocer un negocio ya establecido y no aprender, hacerse uno mismo una página web puede resultar ser una mala idea en una gran cantidad de casos.

  • Solucionar problemas consumirá mucho tiempo del que no siempre se dispone.
  • Lo más probable es que tengamos infinidad de dudas de cara al diseño y finalmente optemos por usar un constructor visual, lo que ralentizará la web ya que se generan diseños poco eficientes a nivel de código.
  • La optimización SEO no será la adecuada. Por desgracia, esto es una realidad. Nunca se obtendrá el mismo resultado si quien ejerce la importante labor de optimizar la página para SEO es un profesional que si es un principiante.
¿Necesitas una página web para tu empresa?

No te la juegues. Contacta con nosotros y nuestro equipo de profesionales se pondrá manos a la obra.

¿De qué depende el precio de una web?

El precio de una web depende de diferentes factores que vamos a repasar uno a uno. Esta pregunta se puede asemejar a ¿cuánto cuesta un coche?.

Depende del contenido

No es lo mismo una página web informacional con un par de secciones y un formulario de contacto que una tienda on-line para un marketplace con miles de productos.

La redacción del contenido es sumamente importante. Pese a que tú mismo puedes redactar los textos que aparecerán en tu nueva y reluciente página web, no es suficiente.

Los textos de la página web deben cumplir con dos requisitos imprescindibles que son:

  • Texto para convencer al cliente: De nada sirve hablar de las maravillas de una empresa o producto si no logra su primordial objetivo, informar, convencer y en última instancia vender. Esta técnica se conoce como copywriting y no es precisamente barata.
  • Texto optimizados para SEO: Es necesario realizar un análisis de palabras clave y descubrir qué es lo que tus potenciales clientes buscan en Google, Bing o su buscador favorito. Se debe de tener en cuenta a la hora de redactar el contenido. Por último, el texto debe de quedar de manera natural y no caer en el error de repetir en múltiples ocasiones una misma palabra a fin de posicionarla.

Si se trata de una tienda, cada artículo debe tener un texto descriptivo rico en palabras clave y único. Si los repetimos demasiado o dejamos un contenido pobre correremos el riesgo de que Google nos penalice o no llegue a posicionarnos como queremos.

Otro punto a tener en cuenta es si la web es multi-idioma. Lógicamente, es mucho más complejo hacer una web en varios idiomas que hacer una web en un único idioma y requeriría de contratar a un traductor cualificado.

¡Ah! Y no nos olvidemos, tu web necesita textos legales. El coste de la redacción de textos legales puede variar. En nuestra agencia ofrecemos los textos legales que necesitas prediseñados redactados por un profesional, que son más que suficientes para empezar pero siempre es idóneo solicitar textos legales propios.

La redacción del contenido puede rondar entre los 200 y 400€.

Depende de la calidad

La calidad hay que pagarla, al igual que una casa o un coche. Aprender y perfeccionar los conocimientos multifacéticos que se requieren para hacer una web verdaderamente útil y profesional es una tarea que lleva años, muchos años.

Si no me crees, puedes probarlo tú mismo. Si tu objetivo no es aprender y más bien es hacer negocio, vender o crear una web de empresa, adelante. Descubrirás en poco tiempo que los resultados no son los deseados y que careces de conocimientos que te llevaría bastante tiempo aprender.

Aunque parezca un eslogan de una entidad corporativa, la calidad hay que pagarla. El diseño base de una página web bien hecho, optimizado para SEO y lograr que cargue rápido puede rondar desde los 400€ hasta los 1.000€ si hablamos de algo básico.

Depende de si venderás productos físicos o digitales

En el caso de que la web requiera el típico «carrito de compra» aumentará el precio. Hay que integrar una pasarela de pago y añadir todos los productos a la tienda con fotos originales, que habitualmente tendrá que hacer el cliente.

Por otra parte, ya no solo hablamos de contenido estático. Hablamos de una página dinámica con diferentes funcionalidades que requerirán probarlas.

Depende de la fotografía

Si queremos una web perfecta, las fotografías deben ser originales. Google no tratará de la misma manera una web que utilice imágenes de stock que una que utilice imágenes propias y geolocalizadas si se trata de un negocio local.

Una sesión de fotos profesional para un negocio puede rondar entre los 150 y 300€.

¿De verdad merece la pena la inversión?

La inversión en una página web siempre merece la pena. Pero ojo, que nos os engañen, porque tener una página web es solo el principio.

La página web por sí misma no genera dinero, ni clientes. Para llegar a ese punto necesitarás contar con cierta experiencia o bien contratar una agencia de diseño web.

Tu futura web necesitará tráfico, posicionamiento SEO, generación de contenido y mantenimiento aunque dependerá también de la competencia que haya en tu sector objetivo y el tipo de negocio que necesites poner en Internet. Estos son los principales puntos con los que tendremos que lidiar una vez tengamos en marcha nuestra página web.

Pero, volviendo a la pregunta inicial, por supuesto que merece la pena. Si estás planteándote hacer una página web, seguramente sea porque necesitas vender más o porque tu competencia ya va un paso por delante y en los tiempos que corren en una inversión esencial en cualquier tipo de negocio.