Porcentaje de rebote

En las aplicaciones estadísticas y de análisis web, de forma habitual nos encontraremos con tres métricas principales: número de visitas, número de sesiones y porcentaje de rebote.

Definición de porcentaje de rebote

El porcentaje de rebote, tasa de rebote o bounce rate es una métrica que indica la cantidad de visitantes de nuestra página web que la han abandonado visitando una única página.

¿Afecta el porcentaje de rebote al SEO?

Esta métrica de por sí no tiene validez a la hora de posicionar, de hecho, el canal de YouTube de Google Search Central lo ha dejado claro en más de una ocasión como podemos ver en el siguiente video (en inglés):

Por lo tanto, el porcentaje de rebote no afecta directamente al SEO pero si es un indicador de otros síntomas de que algo no va bien. Vamos a ver las formas de reducirlo y los principales motivos que pueden estar afectando a una salida temprana de los usuarios de nuestra web.

¿Cómo se reduce el porcentaje de rebote?

Existen diferentes formas de reducirlo. Las que detallamos a continuación pueden ser un buen punto de partida pero no son más que meras ideas para lo que podría ser un problema más profundo.

  • Mejorar la velocidad de carga: El principal motivo de abandono de una web sin ver más de una página es la velocidad de carga, especialmente en dispositivos móviles. Una buena aproximación podría ser mejorarla.
  • Contenido clickbait y de baja calidad: El contenido de baja calidad y titulares tipo «clickbait» son habitualmente otro de los factores que más perjudican al porcentaje de rebote.
  • Las metadescripciones no reflejan el contenido de la página: Del mismo modo que si se utilizan titulares clickbait, añadir títulos y descripciones a nuestra página que no reflejen de forma correcta el contenido de la misma hará incrementar el porcentaje de rebote.
  • Primeras impresiones: La primera impresión es lo que cuenta, o al menos, de cara al porcentaje de rebote. Tener un diseño mal cuidado, ofrecer una experiencia de usuario dudosa,… evitará que el usuario se sienta cómodo y salga de la página.
  • Exceso de popups: Desde la llegada de la ineficiente ley de cookies, cada vez son más las acciones que son necesarias realizar para acceder a una web: aceptar ley de cookies, cerrar una alerta de suscripción a la newsletter, aceptar la mayoría de edad, cerrar la caja de chat, deshabilitar un bloqueador de anuncios o simplemente anuncios que ocupen toda la pantalla. Como te imaginarás, además de elevar los tiempos de carga son una práctica extremadamente molesta para los usuarios. Es vital reducir al máximo este tipo de alertas.
  • Abrir enlaces externos en nuevas pestañas: Es conveniente en el caso de añadir un enlace a otra página web, hacer que el usuario llegue en una nueva pestaña. Esto se logra añadiendo el atributo target=»_blank».

Por último, y especialmente para páginas de aterrizaje o landings, es aconsejable reducir los puntos de fuga del usuario. Por ejemplo, enlaces a páginas externas que no abran en nuevas pestañas, anuncios o banners.

📌 No olvides que el porcentaje de rebote no es más que una métrica y hay que saber interpretarla. Si analizamos una página que resuelva la intención de búsqueda del usuario de forma rápida, como por ejemplo saber el tiempo en una población, inevitablemente nuestro porcentaje de rebote será más elevado.
Comentarios Déjanos tus ideas, opiniones, o simplementes
salúdanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.